Carbón de Cáscara de Coco

El carbón de cascara de coco fue inventado en 1897 por Ellsworth Zwoyer pero las briquetas de carbón realmente fueron producidas por Henry Ford en la década de 1920, junto con Thomas Alva Edison y EB Kingsford, haciendo un montón de carbón de aserrín comprimido y residuos de madera. Esto se hizo en la Ciudad de Detroit en los molinos del fabricante de automóviles Ford.

Esta es una gran innovación para el uso de residuos de madera como aserrín, viruta de madera, corteza o cáscara de la fruta, especialmente de la cáscara de coco que se expande usando pegamento para hacer la briqueta del carbón de leña como están hechas hoy en día. Esto es una ventaja de usar grandes cantidades de residuos vegetales mientras se mantiene el objetivo de proporcionar calor a partir de la briqueta de carbón vegetal.

Las briquetas de carbón están hechas de cáscara de coco natural y de adhesivos vegetales de plantas de mandioca, maíz y otros. Todos ellos son completamente naturales y sin químicos.
Su excelente forma permite ser compactada para cada uso previsto. El carbón de la cáscara del coco es cada vez más popular y satisface las necesidades de la gente.